"La ciencia del Yoga no ofrece ninguna nueva religión, ofrece una metodología. A través de ella puedes entenderte mejor en todos tus niveles, incluyendo tu bienestar físico, tus acciones, tu proceso mental, emociones y deseos. Además comprenderás cómo te relacionas con el mundo. Esta ciencia crea un puente entre las condiciones internas y externas de la vida. El yoga es una forma de mejorarte a ti mismo, de entender tus estados internos". - Swami Rama

lunes, 14 de enero de 2019

HAMSA RAHASYA: EL SECRETO DE HAMSA por Pandit Vamadeva Shastri

El Hamsa es uno de los conceptos clave en el pensamiento védico, yóguico y tántrico. Junto con la Kundalini, guarda muchos secretos de prácticas de Yoga más profundas. De hecho, sin entender el Hamsa, la fuerza de Kundalini probablemente no pueda desarrollarse o entenderse adecuadamente.


El Hamsa como un pájaro se representa en la literatura sánscrita posterior como un cisne, que es un símbolo de Prana y el Ser interior que es el Prana más alto. El Hamsa en el pensamiento puranico es el vehículo para el Señor Brahma, el Creador, y su consorte Sarasvati Devi, como portadores de conocimiento. Sin embargo, Hamsa tiene otros significados y hay muchas formas de Hamsas que regresan al Rigveda, donde el Hamsa es principalmente un símbolo solar, el ave de la luz. Hamsa también es la shyena, el halcón o halcón que roba el Soma y lo saca de la Tierra para disfrutarlo en la libertad del Cielo más alto.

En el pensamiento Tántrico, Hamsa representa el alma individual o Jiva, cuya vida está gobernada por la respiración, y todas las dualidades de cuerpo y mente que surgen de ella. Esto se debe a que Ha y Sa son los sonidos naturales de la respiración a través de la inhalación y la exhalación. Muchas formas de Pranayama siguen estos sonidos en consecuencia.

Sin embargo, en un nivel superior más allá de la dualidad, Ha y Sa son los sonidos naturales del Sí mismo, que es el aliento interior de la conciencia, el Prana unitario que es Auto-existente e inmortal. Ha es el Ser como Yo (aham) y Sa es el Ser como eso o el Ser interno. Hamsa también se refiere al supremo o Paramahamsa, que es el alma liberada que mora en el estado del Supremo Shiva. En este sentido, las enseñanzas de Hamsa son una parte integral de Shiva Yoga y Shiva también es Hamsa. Hamsa como sonido y vibración de prana también es Om o Pranava, de los cuales el Señor Shiva es el indicador.

Hamsa representa la unión de Shiva y Shakti, que son Ha y Sa, Sol y Luna, Prana y Apana, las energías vitales entrantes y salientes. Todas las dualidades, comenzando con la respiración, son un reflejo del mayor poder de dos en uno de Shiva y Shakti, que se divide en los mundos inferiores.

En el contexto de las prácticas de Yoga Tántrico, el Hamsa representa el principio de Shiva tal como Kundalini indica el principio de Shakti. Hamsa y Kundalini deben unirse y moverse juntos. Es la Kundalini que lleva a la Hamsa por la columna vertebral. Al mismo tiempo, es la energía Hamsa o alma la que convierte a la Kundalini en una fuerza de aspiración y ascenso espiritual.

Como Kundalini es el poder de la serpiente o Shakti del alma, Hamsa es como el pájaro o Shiva/Purusha del alma, cuyas dos alas son prana y mente. Hamsa es el Jiva que busca volar hacia el cielo, el loto de mil pétalos de la cabeza. Juntos, Kundalini y Hamsa son la serpiente emplumada, o el ave que vuela hacia arriba sosteniendo a la serpiente. Sin embargo, Kundalini no siempre es una serpiente, a veces es un ave, la propia Hamsa. Del mismo modo, el Hamsa no es siempre un pájaro; A veces también es una serpiente. Tanto la serpiente como el ave indican energía eléctrica y ascendente. El Hamsa es una extensión o expansión del bindu o punto-foco en su movimiento y expansión. Sin embargo, el principio nada o vibratorio forma sus alas.

Sin este despertar de alma o Hamsa Chaitanya, la "Consciencia de Hamsa", uno no puede trabajar con Kundalini Shakti de una manera completamente armoniosa. Si la Kundalini se mueve sin la Hamsa, es probable que perturbe nuestros cuerpos físicos y sutiles. Es Shakti sin Shiva. Primero, uno debe despertar el Hamsa para despertar efectivamente el Kundalini, aunque ambos tienden a manifestarse juntos. Esto significa despertar como un alma individual en su búsqueda perenne de la Deidad.

El Hamsa es el Jiva o alma individual que debe emprender su viaje de regreso a través de los chakras guiados por Shakti, para realizar el supremo Shiva en el loto de los mil pétalos de la cabeza. El Hamsa es impulsado en su movimiento ascendente por Nada (vibración), Bindu (concentración) y Bija (mantras), y las energías de los Lingas (poderes de quietud) y Yonis (poderes de receptividad) en el camino. El Hamsa lleva el Soma o néctar del deleite (Amrita, Ananda) desde los chakras inferiores hasta el loto de mil pétalos de la cabeza, donde puede liberarlo en mil arroyos.

Sin embargo, hay varios tipos y colores de Hamsa, que reflejan las energías cósmicas con las que está trabajando:

  • Nila Hamsa - Hamsa Azul Oscuro, el poder de la energía eléctrica o luminosa, el Vidyut Hamsa, representado por el bija mantra Krim. Aquí, el azul oscuro es el de una nube de lluvia de la que surge el relàmpago.
  • Suvarna Hamsa - Hamsa Dorado, el poder expansivo del Sol y el corazón, Surya Hamsa, representado por el bija mantra Hrim.
  • Shveta Hamsa - Hamsa Blanco, el poder expansivo de la Luna, el Soma Hamsa, representado por el bija mantra Shrim.
  • Rakta Hamsa - Hamsa Rojo, la fuerza ascendente del Fuego, Agni Hamsa, representada por el bija mantra Hum.

Estos diferentes tipos de Hamsas son manifestaciones del mismo Hamsa que es el alma en todas sus manifestaciones. El Hamsa supremo es el alma liberada que es todos los Hamsas o todas las formas de manifestación.


Texto: Pandit Vamadeva Shastri - Fuente: American Institute of Vedic Studies - Traducido al español por Ishvara Puri Das.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...