"La ciencia del Yoga no ofrece ninguna nueva religión, ofrece una metodología. A través de ella puedes entenderte mejor en todos tus niveles, incluyendo tu bienestar físico, tus acciones, tu proceso mental, emociones y deseos. Además comprenderás cómo te relacionas con el mundo. Esta ciencia crea un puente entre las condiciones internas y externas de la vida. El yoga es una forma de mejorarte a ti mismo, de entender tus estados internos". - Swami Rama

miércoles, 7 de noviembre de 2018

ASANA y VINYASA por Srivatsa Ramaswami

Hace cinco años cuando empecé a impartir cursos de 200 horas para profesores, principalmente quería abordar un amplio espectro de temas que Sri Krishnamacharya me había enseñado. Pensé que para que se pudiera apreciar la profundidad y amplitud de las enseñanzas de Krishnamacharya, enseñar sólo asanas no sería suficiente. Pero incluso la práctica de asanas (asanabhyasa) de Krishnamacharya era muy diferente de la enseñanza del yoga contemporáneo en general, ya que sus enseñanzas estaban basadas en conceptos tradicionales del Yoga y estos basados en el gran trabajo de Patanjali en los Yoga Sutras, son una interpretación única de los Sutras, de la tradición y de las instituciones más competentes. ¿En qué era diferente su práctica de yoga (yogabhyasa)? Ya lo he escrito en diferentes ocasiones, pero creo que es bueno que lo exponga con claridad.

 Ramaswami enseñando
Hay cientos de asanas de moda, algunas de pie como la famosa postura del guerrero (Virabhadrasana), tumbados como apanasana, pronas como dhanurasana, inversiones como sarvangasana, que han sido practicadas por los miles de practicantes de yoga de todo el mundo durante generaciones. Sin embargo la palabra asana, viene de la raíz sánscrita aas “sentarse”, refiriéndose a las posturas sentadas. Asana significa estar sentado o en una posición sentada, ya que una buena postura sentada es esencial para meditar durante horas y permanecer en Samadhi durante mucho tiempo. Por lo que es necesario que el yogui encuentre posturas sentadas que le den confort y estabilidad, entre ellas hay unas cuantas clásicas. Padmasana la postura del loto, virasana la postura del héroe, swastikasana entre otras que han sido practicada desde hace mucho tiempo y se pueden encontrar referencias en escritos antiguos. Svatmarama en el Hatha Yoga Pradipika sugiere el uso de una postura sentada para el pranayama. Nos debemos sentar firmemente en una postura, alimentarnos con comida nutritiva y fácilmente digerible y practicar pranayama según las instrucciones de nuestro Gurú. Los Brahma sutras también recomiendan una postura sentada para la meditación.

Debemos deducir que la palabra asana que se menciona en los Yoga Sutras como parte del sistema de Ashtanga Yoga indica una postura sentada. Asana es una posición del cuerpo en el que podemos estar confortables “sukha”. El otro parámetro que define asana es “sthira” o estabilidad. Que indica una considerable duración. Un asana es una postura sentada en la que podemos mantenernos confortables durante mucho tiempo. ¿qué tenemos que hacer en un asana? Nos debemos involucrar en los otros “angas”, como Pranayama, Pratyahara y después las tres fases de la práctica interna “antaranga sadhana” de dharana, dhyana y samadhi. Finalmente el yogui será capaz de trascender incluso el estado ordinario basado en samadhi y alcanzar el estado de Nirodha que está más allá de la práctica interna o athyangaranga. Básicamente todo sucede mientras el yogui se encuentra en una postura sentada denominada Asana.

De manera que el propósito de aprender el “anga” asana es para ser capaz de permanecer sentado durante mucho tiempo en una postura yóguica, al principio por lo menos hay que ser capaz de hacer una ronda ininterrumpida de Pranayama. ¿qué posturas son buenas para ello? Tradicionalmente posturas como Padmasana, Siddhasana, Swastikasana, Vajrasana, Virasana o Gomukhasana cumplirán con los requerimientos. Vajrasana y Virasana son posturas perfectamente equilibradas y simétricas. Padmasana y Siddhasana son posturas alas que numerosos yoguis han recurrido por tradición. ¿cómo conseguir la postura y ser capaz de mantenerla confortable y estable durante mucho tiempo? Alguien definió asana como un procedimiento para olvidar el cuerpo, para no ser distraído por las distracciones corporales como los dolores aquí, estiramientos allá, adormecimientos en otro lugar o una lesión silenciosa en otra parte…

 Ramaswami enseñando

Según Sri Krishnamacharya la manera de lograr tal perfección en las posturas es abordar la práctica de asana siguiendo el vinyasa krama. Lo afirmaba en sus enseñanzas y en sus libros, diciendo que el asana debía practicarse con vinyasas para ser capaz de conseguir el “asana siddhi”, la habilidad de, no sólo conseguir la postura, sino estar en ella confortable y por un tiempo considerable. Patanjali en el capítulo 2 sutra 47 da los parámetros para conseguir asana siddhi, caracterizado por la estabilidad/duración y confort. Los dos parámetros a los que se refiere este sutra son prayatna saitilya y ananta samapatti.

Sri Krishnamacharya me enseñó asanas durante varios años, siguiendo el sistema vinyasa krama. Uno de los principales ingredientes de su enseñanza era el uso de la respiración en asana y vinyasas. Empecé a estudiar con él cuando tenía 15 años hasta los 50. De manera sistemática me enseñaba los asana con vinyasas y con el acompañamiento de la respiración.

Cada movimiento de expansión empezaba con la inhalación que continuaba suave hasta la finalización del movimiento, unos 5 ó 10 segundos de duración. Al igual que cada movimiento de contracción como una flexión hacia delante o una torsión comenzaban con una exhalación y ésta continuaba con el movimiento hasta su finalización.

Decía Inhaaaaaaaaaaaaala y eleva los brazos, si estaba en Tadasana, Parvatasana o Vajrasana y exhaaaaaaaaaaaaaaala decía rugiendo, pidiéndome que bajara los brazos en las mismas posturas. Me pedía que mantuviera la atención en la respiración, “sigue la respiración” decía una y otra vez. Estas dos instrucciones eran constantes en las prácticas de asana y vinyasa que tuve con él.

 Krishnamacharya enseñando
En algún momento pregunté a mi Gurú, si había algún texto que mencionara el uso de la respiración en la práctica de asana. Aquí está lo que escribí en la Revista Naparupa hace unos años como una parte del artículo “Mis estudios con Sri Krishnamacharya”.

Vinyasa krama era el fundamento de la enseñanza de Hatha Yoga de Krishnamacharya. La palabra vinyasa se utiliza para indicar una práctica de arte. Se usa en varias artes, especialmente en la música Carnática del Sur de la India, un sistema avanzado de música clásica. Vinyasa krama significa practicar asanas con múltiples variaciones estéticas que cumplan los parámetros establecidos. El Yoga fue considerado uno de las sesenta cuatro artes antiguas. Por lo que si abordas las práctica de yoga asana como un arte, la metodología es Vinyasa Krama. La belleza y eficacia del yoga está planteada de manera elocuente por el Vinyasa Krama.

¿Qué hay acerca de la sincronización con la respiración, otro ingrediente importante del Vinyasa Krama de Krishnamacharya? ¿qué hay acerca del enfoque mental en la respiración mientras se practican asanas, el aspecto central del yoga vinyasa? Ninguna escuela de yoga enseña de esta manera y ningún texto clásico de Hatha Yoga menciona la sincronización de la respiración de manera específica en la práctica de asana. ¿dónde podemos encontrar estas referencias?

Esta fue una de las pocas preguntas que le hice a mi gurú: ¿Vinyasa krama es una práctica antigua y tradicional? Sri Krishnamacharya citó un verso indicando esa referencia a dicha práctica que se podía encontrar en un texto denominado Vaddha Satapata y también en los Yoga Sutras de Patañjali. No tenía ningún sentido buscar un texto oculto como era el Vaddha Satapata, pero los Yoga Sutra estaban al alcance de la mano. Pero, ¿dónde se encuentra la referencia? Solamente hay dos Sutras que explican asana, y no hay ninguna referencia a la respiración en ellos, ¿o sí?

Revisando las notas de las clases de los Yoga Sutras con mi gurú, hallé una interpretación muy interesante del sutra, Prayatnasaithilya anantasamápattibhyám. La palabra prayatna, de uso muy común en la India, significa básicamente “esfuerzo”. Saithilya indica “suavidad”. Por lo que Prayatnasaithilya podría significar “esfuerzo suave”; por lo tanto encontrarás que muchos escritores de los Yoga Sutras declaran que el modo de alcanzar la perfección en una postura de yoga es “adentrarse en la postura sin esfuerzo”. Esto es más fácil decirlo que hacerlo. Hay cientos de practicantes que no pueden relajarse lo suficiente para conseguir mantener fácilmente una postura como el loto, por ejemplo. Tenemos que investigar sobre el significado que se le daba en los darsanakaras al término prayatna en esos tiempos. Prayatna, según Nyaya, filosofía hermana del yoga, es un poco complicado. Nyaya explica que prayatna es de tres tipos diferentes (prayatna trividha prokta). Dos de ellos son esfuerzos para conseguir la felicidad (pravatti) y evitar la infelicidad (nivatti). Todos los seres hacen este esfuerzo constantemente. Una serie de nuestros esfuerzos se dirigen hacía la consecución de la felicidad y otra hacía la erradicación de la infelicidad. Pero el tercer tipo de esfuerzo relevante aquí, es el esfuerzo por vivir (javanaprayatna). ¿cuál es el esfuerzo por vivir? Es respirar o la respiración. De manera que podemos decir que prayatna-saithilya es hacer la respiración suave. Por lo tanto, durante la práctica de asana según el Vinyasa Krama, la respiración debe ser suave, y por lo tanto prolongada (dirgha).

La segunda mitad del sutra se refiere a samapatti o concentración mental. ¿en qué o dónde nos debemos concentrar? En ananta (ananta-samapatti). Ahora tenemos que investigar el significado contextual de la palabra ananta, que se traduce como “infinitud” o “ilimitado”, que muchos escritores equiparan con infinito. Por lo que algunas escuelas suelen decir que mientras se practica asanas, debemos estar concentrados en el infinito, lo que es inapropiado e imposible, al menos para la gran mayoría de los yoguis. Ananta también se refiere a la serpiente, Adisesa, se le considera encarnación de Patanjali. Algunas escuelas sugieren que hay que concentrarse en una imagen mental de Adisesa o de Patanjali. Puede ser posible, pero es incómodo pensar que Patanjali sugiriera que nos tenemos que concentrar en él para dominar la práctica de asana. De manera ¿qué debe significar la simbología de ananta? La palabra ananta puede ser considerada como una derivación de la raíz “ana”- respirar (ana svase). Estamos familiarizados con el grupo de palabras –prana, apana, vyana, etc. Los nombre de los cinco pranas que derivan de la raíz “ana”. Por lo que en el sutra, ananta podría significar “respirar”; y así ananta-samapatti se puede traducir como “concentrarse en la respiración”. De hecho a Ananta, o la reina de las serpientes, se le asocia con el aire. En la mitología la cobra es asociada con el aire, la creencia mitológica es que las cobras viven en el aire. Si ves la imagen de Nataraja (Siva bailando), puedes ver los cinco elementos del universo (tierra, agua, aire, fuego y espacio) representados simbólicamente en Siva. El pelo rojo despeinado representa al fuego; el Ganges en sus mechones como el agua; el elemento aire representado por la serpiente alrededor del cuello. De manera que ananta-samapatti significaría centrar la atención en la respiración o prana.

Por lo que este sutra significa que mientras practicamos asana, debemos hacer suaves inhalaciones y exhalaciones, manteniendo la atención en la respiración. Como Yoga Vinyasa Krama implica diferentes movimientos estéticos para entrar como para permanecer en las posturas, para conseguir la coordinación entre los movimientos, la respiración y la mente, debemos sincronizar la respiración con el movimiento ayudándonos de la concentración mental. Con esta práctica, lenta pero segura, tendrá lugar la unión entre cuerpo y mente, con la respiración actuando como arnés.

 Sri T. Krishnamacharya

¿Pero porqué esto no se menciona en otros textos? Hay un dicho “Anuktam anyato grahyam”. Si algunos detalles no se encuentran en un texto, entonces se deben recopilar de textos complementarios. El Hatha Yoga Pradipika explica un cierto número de asanas pero no menciona la respiración sincronizada y otros parámetros básicos. Pero también proclama que sus instrucciones son como prerrequisitos para la práctica del Raja Yoga de Patanjali. Por lo tanto estos son dos textos compatibles. Y así podemos concluir que Patanjali da los parámetros básicos para la práctica de asanas (y también para otros angas como el Pranayama), pero para tener más detalles tenemos que referirnos a textos compatibles como el Hatha Yoga Pradipika, Yoga Yajñavalkya y otros.

Mi gurú escribió un libro titulado “Yogasanagalu” en Canarés, del que tengo una copia hace mucho tiempo, pero que nunca he leído ya que está en canarés. Por supuesto que he visto muchísimas veces las fotos tan maravillosas de las asanas de mi gurú. Hace poco he encontrado la traducción de algunas páginas traducidas en el blog de mi amigo Anthony Hall y a continuación quiero compartir la parte más relevante (gracias Tony).

Sri Krishnamacharya escribió:
“Vinyasas” mucha gente tiene curiosidad sobre su secreto. Algunos quieren conocer sus fundamentos. De acuerdo.

“prayatnashithilyanantasamapattibhyam” (Yoga Sutra II 47)

Ver Patanjala yogasutra y el comentario de Vyasa (P 2, S 47)

Ambos tipos de practicantes se alegrarán.

Vachaspathi Misra en ese comentario:
“Saamsiddhiko hi prayatnah shariradharako na yogangasyopadeshtavyasanasya kaaranam. Tasmat
upadeshtavyasanasyayamashadhakah virodhi cha swabhavikah prayatnah.
Tasya cha yadruchhikasanahetutayaa sananiyamopahamtyatvat.”

Mi traducción: sin lugar a dudas el esfuerzo innato –prayatna- (en cada ser) es mantener el cuerpo (formado por prana, Prana y sariradharaka son considerados sinónimos). Pero esta (la forma innata de respirar) no es útil para conseguir la tarea que tenemos entre manos (lograr la postura de yoga). Por lo tanto la esfuerzo/respiración natural/involuntaria (seabhavika prayatnah) es contraproducente para la cumplir con el objetivo perseguido. Por lo tanto un hombre, que practica una postura específica tal como se le ha enseñado, debería recurrir a un esfuerzo (prayatna) que consiste en la relajación (saitilya) del esfuerzo (respiración) natural/innata (swabhavika). De lo contrario la postura no se logrará.

Krishnamacharya continúa hablando sobre el uso de la respiración en las asanas.

“Por lo tanto, ¿cuántas respiraciones para cada respiración? ¿cuándo se inhala? ¿cuándo se exhala? ¿de qué manera? ¿cuándo el cuerpo se pliega hacia delante se exhala o inhala? ¿y cuando levantas la cabeza? Conocer esto y practicarlo correctamente se denomina Vinyasa. Esto junto con el significado de casa asana se discutirá del 1 al 32”

¿Porqué tengo que hacer un aluvión de vinyasas?
Para poder sentarme en una postura yóguica de manera estable y confortable durante mucho tiempo.
¿Porqué tengo que sentarme en una postura yóguica?
Para poder hacer pranayama, pratyahara, Parayana (canto), Dhyana (meditar)
Y quizás consiga alcanzar Samadhi?
¿Por qué quiero conseguir Samadhi?
Para experimentar la realización
Soy tan intrínseco, inmenso y deliciosamente placentero
¿Para qué tengo que hacer todos este aluvión y flujo de Vinyasas…?

Entonces ¿qué he estado tratando decir?

Asana en Raja Yoga (Yoga de Patanjali) se refiere a la postura sentada en la que el yogui permanece estable y confortable durante mucho tiempo.
Según Patanjali y la interpretación de Krishnamacharya, esto se consigue haciendo Vinyasas con la coordinación/sincronización de la respiración suave y concentrándote en la respiración. Mientras se realizan los vinyasas, Sri Krishnamacharya nos pediría que respiráramos con una ligera sensación de rozamiento en la garganta y produciendo un “sonoro silbido” como la cobra –otro aspecto de ananta samapatti. Como he mencionado antes, algunos comentaristas se refieren a meditar en Ananta (ananta samapatti) y esto Sri Krishnamacharya lo hace normalmente recitando la oración a Patanjali al principio de la práctica de yoga. Hay algunas oraciones a Patanjali. Sri Krishnamacharya cantaba las oraciones comenzando por “yastyaktva rupam…” después “yogena chittasya…” y “aabahu purusha…” y después “Srimate Anantaya Nagarajaya Namo Namah” al principio de las sesiones en las que me enseñaba, y lo he seguido enseñando fielmente.

 Ramaswami guiando Vinyasa Krama

Sri Krishnamacharya me enseñó cientos de vinyasas. Para poder satisfacer las necesidades de diferentes personas debemos elegir los vinyasas que son apropiados. El paquete personalizado dependerá de la condición de cada persona y la/s postura/s que quiere dominar (siddhi).
 
En la práctica, para dominar la postura sentada practicamos las inversiones junto con multitud de vinyasas que nos ayudan a relajar y ejercitar las extremidades inferiores, y así las articulaciones de las extremidades inferiores como los tobillos, rodillas, caderas y la columna vertebral. Mi gurú me pedía que tuviera cuidado de los muslos y la cintura. “Nunca permitas que los muslos y la cintura ensanchen sin control”. “Mídelos y mantenlos bajo control”. Las posturas invertidas con sus vinyasas ayudan a mantener el contorno de la cintura y la talla del muslo bajo control, que son esenciales para poder dominar las posturas sentados. Ya que las piernas juegan un papel fundamental en las posturas sentadas, son muy beneficiosas para conseguir sthiratva y sukhatva en las posturas sentadas. Adicionalmente practicar tantos vinyasas diferentes en cada asana como sea posible para cubrir/ejercitar el cuerpo completo e integralmente, juntos con los bandhas al final de cada exhalación siempre que sea apropiado. El Yoga es considerado un sarvanga sadhana o un sistema que alcanza y beneficia a todas las partes del cuerpo, incluyendo los órganos internos. Esto se logra a través de vinyasas diferentes en posturas diferentes con la respiración apropiada y los bandhas. Cuando un yogui se sienta para comenzar el Pranayama, todo el cuerpo del yogui debería estar perfectamente preparado gracias a los vinyasas en las diferentes posturas y la respiración suave. Todo esto es para que el yogui se pueda sentar cómodo durante mucho tiempo y concentrarse en el trabajo que tiene en mano, como es el Pranayama o la meditación y olvidarse completamente del cuerpo.

Esforzarse en conectar la respiración con el movimiento consciente (mente/respiración como unidad) ayudará a dominar el asana según las instrucciones de Patanjali.
Sri Krishnamacharya enseñaba los asanas con un requisito, que no agotaran, que no forzaran al corazón. El yoga debe ayudar al corazón con el uso correcto de la respiración (efecto de bombeo respiratorio) y con el uso de vinyasas variados (efecto de bombeo muscular). Esto lo corrobora el Hatha Yoga Pradipika. Citando a Gorakshnatha, Svatmarama dice “varjayet…….kayaklesa vidhim..” Esto indica que el yogui debe evitar procedimientos que pongan en tensión/dolor el sistema. El yoga trata de reducir el dolor o klesa, físico (kaya lesa) y psicológico (the pancha klesas). Brahmananda en su comentario explica que se debe evitar kayaklesa, lo que incluye bahubhara udvahana o cargar con grandes pesos y bahusuryanamaskara o realizar muchos saludos al sol. Sri Krishnamacharya me enseñó el Saludo al Sol con la respiración sincronizada con los movimientos, pero era sólo una pequeña parte opcional de la rutina. Sin embargo la recitación del canto Suryanamaskara era un aspecto importante de los cantos védicos que me enseñó.
También decía que un yogui serio debía ser krisa o esbelto. Para un yogui, la pesadez causada por la grasa o la musculatura no le es útil.

La asanabhyasa que aprendí de mi gurú no se limitaba sólo a reducir el ritmo de la práctica de asana sino una práctica deliberada en reducir el ritmo de la respiración. Al contrario del ritmo normal de la respiración de 15 por minuto, en Vinyasa Krama el ritmo se baja hasta 6 o incluso menos durante todo el tiempo de la práctica. Sin controlar la respiración, como en la mayoría de los ejercicios físicos, entrenamientos de gimnasio y deportes, el ritmo es mucho más alto de lo normal, siendo la antítesis del vinyasa krama que aprendí de mi gurú durante muchos años. Sri Krishnamacharya tenía una preferencia clara acerca de reducir el ritmo de la respiración y aconsejaba a sus alumnos más comprometidos a no participar en actividades en las que se incrementara el ritmo del corazón/respiración sustancialmente, como correr, etc., sin embargo no tenía ninguna objeción al caminar como forma de ejercicio. Este consejo, obviamente era para practicantes serios.

Recuerdo que una vez hubo una charla/demostración de yoga de Krishnamacharya, si no recuerdo mal en T S, en Adyar, Madrás. Sri Krishnamacharya habló un poco y pidió que alguien del público le comprobara el pulso. Era de más o menos 60. A continuación, Sri Krishnamacharya se sentó y practicó pranayama con bandhas durante unos ciclos y pidió que se comprobará su pulso de nuevo. Tenía alrededor de 30 pulsaciones. Con un poco de pranayama (con bandhas) era capaz de reducir el ritmo sustancialmente.

Cuando era joven participaba activamente en actividades al aire libre. Incluso representé a mi instituto en tres deportes, Cricket, tenis de mesa y tenis (capitán del equipo). Durante algunos años estaba aprendiendo yoga y también practicaba deportes al aire libre, divirtiéndome de ambos. Mientras unos –aeróbicos- promovían la respiración natural, incrementando el metabolismo, aumentaban sustancialmente el ritmo cardiaco durante la actividad física, el Yoga, al menos el Yoga que aprendí de Sri Krishnamacharya promovía, exigía, reducir deliberadamente el ritmo respiratorio, y conseguir bajar el ritmo cardiaco. Creo que ambos sistemas tienen su propia idiosincrasia y ventajas diferentes. Los ejercicios de tipo aeróbico, especialmente los más exigentes, se podría decir que azotan al corazón, incrementando su ritmo cardiaco (incluso algunas veces con pálpitos), y el ritmo respiratorio con lo cual, por supuesto, ayudan a fortalecer el músculo cardiaco y desarrollar las venas y arterias colaterales. Pero el Yoga accede virtualmente, asiste, acaricia, masajea suavemente y ayuda directamente al corazón en su función. 
 
De manera, el Yoga no se debe practicar como un entrenamiento, respirando forzadamente, con sudoración profusa y un ritmo cardíaco acelerado. Lo exquisito del Hatha Yoga es su respiración suave, prolongada y más completa, incluso haciendo esos vinyasas que fluyen con belleza y los asanas y los mudras tan exclusivos, de manera que hay diferencias fisiológicas entre el Yoga y los entrenamientos aeróbicos. Debemos admitir que Sri Krishnamacharya sabía un par de cosas sobre el corazón y la salud. Vivió durante cien años de manera saludable y también, tal como se ha documentado, mostró un tremendo control sobre el corazón y sus latidos.

Si practico sólo asanas durante toda mi vida, ¿cómo puedo creer que conseguiré todo lo que se menciona en los textos, o cómo Yoguis de antaño como Sri Krishnamacharya estudiaron, practicaron y enseñaron otros yogangas como el Pranayama, la recitación de cantos, la meditación, los textos, etc. además de esas posturas de yoga tan exquisitas? ¿estoy perdiéndome algo muy vital en mi práctica continua de Yoga?


Fuente: artìculo original de Srivatsa Ramaswami, traducido al español por Oscar Montero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...