"La ciencia del Yoga no ofrece ninguna nueva religión, ofrece una metodología. A través de ella puedes entenderte mejor en todos tus niveles, incluyendo tu bienestar físico, tus acciones, tu proceso mental, emociones y deseos. Además comprenderás cómo te relacionas con el mundo. Esta ciencia crea un puente entre las condiciones internas y externas de la vida. El yoga es una forma de mejorarte a ti mismo, de entender tus estados internos". - Swami Rama

domingo, 23 de septiembre de 2018

SAMKHYA, una Introducciòn a la Filosofìa del Yoga por Srivatsa Ramaswami

He mencionado anteriormente que en los años 70 Sri Krishnamacharya dejó de enseñar por un corto periodo, mientras pidió a sus alumnos de más tiempo que estudiaran con sus hijos. Me pidió que estudiara yogasanas con Desikachar, que como todos sabemos era un excelente profesor. Un día al final de la clase me dijo que iba a estudiar el Samkhya Karika bajo la dirección de su padre. Acabábamos de completar el estudio de los Yoga Sutras con nuestro profesor. Mi mente ya estaba sobre cargada con el proceso de pensamiento inusual que contienen los Sutras. Divagué. Desikachar continuó y dijo “Padre dijo que yo encontraría la manera de que Ramaswami se interesara”. Dije inmediatamente que sí y me uní a la clase con Desikachar al día siguiente. Como no tuve tiempo de conseguir un libro (libros sobre Samkhya Karika no son muy accesibles y hay que pedirlos a las editoriales en el norte para conseguir una copia). Desikachar fue tan amable de regalarme una copia del texto con el comentario en sánscrito de Gaudapada sin traducción al tamil o inglés. Aún conservo esa copia.

Sri Krishnamacharya enseñaba el texto apoyándose en el comentario de Gaudapada, palabra por palabra, verso por verso junto con el comentario de Gaudapada. El estudio del texto nos llevo un año, solía ir una o dos veces a la semana durante una hora. Al final me di cuenta porque él estaba apasionado con enseñarnos este texto. Hace los Yoga Sutras mucho más accesibles. Incluso teniendo un Grado en Samkhya, denominado Samkhya Siromani (joya suprema) era capaz de ponerse al nivel de los que no éramos académicos. Yo había leído algunos libros sobre Samkhya Karika de eruditos y académicos, y me solía intimidar su erudición. Pero Krishnamacharya era capaz de motivar a los eruditos en un debate intelectual, pero también era capaz de que cobrara vida un texto tan abstruso. Creo que todos los estudiantes de yoga que quieran estudiar o hayan estudiado los Yoga Sutras hacen bien en echar un vistazo a los versos del Samkhya Karika. Al autor Ishvarakrishna se le considera un avatar de Kalidasa un destacado poeta sánscrito. Mucha gente que estudia Ayurveda o filosofía Vedanta encuentran necesario el estudio del Samkhya. No conozco el Budismo, pero he oído que su S.S. el Dalai Lama mencionó una vez que el Samkhya era un texto muy útil.

 Ramaswami
Cada verso del Samkhya Karika es tan importante como cada sutra de los Yoga Sutras. Quizás sea la primera filosofía védica en proclamar la inmutabilidad del Atman o Ser que es considerado pura consciencia. Está claramente diferenciado del ego, al que común y erróneamente se le considera el Ser y el Atman o Purusha, al que debe llamarse el Ser. Aunque hay muchas diferencias entre las tres nivritti sastras, Samkhya, Yoga y Vedanta, en lo que respecta a la naturaleza del Ser están de acuerdo, incluso de acuerdo en la necesidad de encontrar el modo de poner fin al círculo vicioso de renacimientos, pero difieren en la unidad o multiplicidad de los “seres” (self).

Una de las características más destacadas del Samkhya la enunciación clara de los pasos en la creación del Universo desde la primordial mula Prakriti. Es muy interesante ver que según el Samkhya la evolución tuvo lugar en dos corrientes desde la mulaprakriti, la corriente subjetiva y la objetiva, la evolución del microcosmos y el macrocosmos. La fuerza vital es considerada un vritti o actividad que crea el cuerpo sutil en el flujo del microcosmos. Esto claramente difiere del punto de vista que comúnmente se mantiene en que el primer organismo viviente, una sola célula bacteria evolucionó a lo largo del tiempo de la explosión original. Samkhya es el precursor de la tesis que afirma que la consciencia es claramente diferente de la materia y no un producto de la materia, como normalmente se presupone. También determina una base sólida, incluso para la polémica teoría de la transmigración, una piedra angular de las enseñanzas védicas. Su tesis es que una criatura está hecha de varias capas, cuerpo sutil, cuerpo primordial denominado linga sarira, un cuerpo genético hecho de los padres denominado matru­pitruja sarira (el cuerpo embrionario) y el cuerpo físico o bhuta sarira hecho de los cinco elementos. También postula la teoría de las diferencias en las experiencias de los diferentes seres según el karma/dharma que se va acumulando. El conjunto de karmas son los responsables de las incesantes transmigraciones. Es, quizás, la explicación más lógica a la teoría de la transmigración.

Como indica su nombre Samkhya (samyak khyapayati) intenta arrojar luz en todo lo que uno debe saber para transcender, de lo contrario tendrá una dolorosa existencia en infinitas transmigraciones de la naturaleza mundana. El conocimiento correcto de los 25 tatwas que constituyeron el evolucionado Universo y la diferencia clara de Purusha como pura consciencia, con quien uno se debe identificar como el Ser real, es el medio para superar de forma permanente y definitiva el triple dukkha dolor/aflicción que la mayoría de las criaturas experimentan la mayoría del tiempo en sus innumerables vidas. Por lo tanto se le conoce como nivritti-sastra o un conjunto de conocimientos que elimina (nivritti) dukkha o dolor/aflicción. Mientras que Samkhya establece un marco teórico para duhkh nivritti, Yoga detalla los pasos que se deben dar para conseguirlo. Vedanta armoniza las pequeñas inconsistencias, a las tres filosofías védicas hermanas se las conocen desde la antigüedad como nivriti sastras.

El Samkhya también detalla la necesidad de desarrollar una actitud correcta o pratyaya para tomar el camino de nivritti. Se reconoce a estos pratyayas en el contexto de la liberación permanente de duhkha, el objetivo del Samkhya y las otras nivritti sastras. El primer pratyaya al que se refiere es Viparyaya o las convicciones erróneas que son estados mentales inútiles. Patanjali se refiere a ello como la convicción que no está basada en la verdad (a-tad-rupa-patishtam). Manteniendo una conclusión errónea o dogma, incluso en frente de consideraciones fundamentales en contra de las creencias de uno mismo es Viparyaya, al igual que la tierra es plana o el cuerpo es el ser. El segundo pratyaya que no conduce a una liberación permanente de duhkha o dolor y aflicción es tripti o complacencia. Sin tomar ninguna acción correctiva y esperar que todo se solucione con el tiempo o que la naturaleza cuide de todo, la suerte o que por casualidad se resuelva, o resignarse totalmente al destino, está considerado bajo la categoría de pratyaya. Según el Samkhya esto perpetuará avidya y así no se liberará del triple dolor del samsara.

El otro pratyaya inútil es asakti o debilidad. La debilidad física, psicológica y mental impiden al aspirante progresar espiritualmente. Por lo tanto ¿de qué sirve pratyaya? Los Samkhyas lo denominan Siddhi pratyaya. ¿De qué manera se puede alcanzar el objetivo espiritual? Dana o desapasionamiento y pureza mental es una. También svadhyaya o estudio de los textos apropiados es otro aspecto útil o siddhi y también suhrit papti o asociación con otros que también tienen inclinación espiritual, y por supuesto análisis y contemplación profunda (uha). Después la vigilancia constante para evitar y superar las causas básicas de la triple miseria. En un sentido similar. Patanjali habla sobre los cittavrittis útiles e inútiles, en los que se incluyen praman o conocimiento correcto y Viparyaya o convicción incorrecta, dos citta vrittis opuestos. Patanjali divide todos los chittavrittis como útiles (aklishta) e inútiles/dañinos (klishta).

Se dice que el Samkhya es una filosofía védica, ¿cómo?

El Mahanarayana Upanishad es el último capítulo del Yayur veda. Hay un precioso mantra que describe sucintamente los principios básicos del Samkhya. Es una colorida narración.


ajamekam lohita suka krishnam
Bahvim prajam janayantim sarupam
ajohyeko jushamanonusete
jahaatyenam bhuktabhogamajonyah

"Hay uno sin nacimiento (comienzo) hecho de tres colores (gunas) de rojo (lohita/rajas), blanco (sukla/satva) y negro (krishna/tamas). Que produce innumerables objetos similares en su naturaleza (compuesto de los tres gunas).
Hay un segundo sin nacimiento (un comienzo) con el que interactúa y experimenta los diferentes productos del primero (y su esclavitud). Y hay un tercero, de nuevo sin nacimiento que se mantiene al margen de los productos del primero (Prakriti) y por lo tanto está en Libertad."

Esto explica la naturaleza de Prakriti y los tres gunas, el ser individual esclavizado y el tercero, un ser individual libre o en Kaivalya. El único propósito del Samkhya es ayuda a los innumerables seres individuales en esclavitud a alcanzar la libertad de la vinculación interminable con Prakriti.

El Bhagavad Gita explica los principios básicos del Samkhya al principio, si consideras el primer capítulo como un preámbulo. Según varios acharyas el propósito principal del Gita es enfatizar que el ser real es la consciencia inmutable y que todas las preocupaciones sobre uno mismo son injustificadas.


Fuente: artìculo original de Srivatsa Ramaswami, traducido por Oscar Montero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...