"La ciencia del Yoga no ofrece ninguna nueva religión, ofrece una metodología. A través de ella puedes entenderte mejor en todos tus niveles, incluyendo tu bienestar físico, tus acciones, tu proceso mental, emociones y deseos. Además comprenderás cómo te relacionas con el mundo. Esta ciencia crea un puente entre las condiciones internas y externas de la vida. El yoga es una forma de mejorarte a ti mismo, de entender tus estados internos". - Swami Rama

martes, 10 de junio de 2014

LA ESENCIA DEL YOGA por Sri Swami Sivananda - part 3

KUNDALINI YOGA

Kundalini Shakti es el poder cósmico dormido en espiral que es la base de toda materia orgánica e inorgánica. Es la energía primordial que yace en el Chakra Muladhara básico en un estado inactivo, latente. Kundalini Yoga es ese yoga que trata sobre Kundalini Shakti, los siete Chakras o centros de energía espiritual, el despertar de la Kundalini Shakti dormida y su unión con el Señor Shiva en Sahasrara Chakra en la coronilla de la cabeza. Los siete Chakras son perforados por el paso de Kundalini Shakti a la cima de la cabeza.

Los siete Chakras son: Muladhara (en el ano), Svadhishthana (en la raíz del órgano de la reproducción), Manipura (en el ombligo), Anahata (en el corazón), Vishuddha (en el cuello), Ajna (en el entrecejo) y Sahasrara (en la coronilla de la cabeza).

Los Nadis son los tubos astrales que llevan las corrientes de Prana. No pueden ser vistos por los ojos desnudos. No son los nervios, las arterias y las venas ordinarios. Hay 72.000 Nadis. Entre ellos, tres son importantes. Son Ida, Pingala y Sushumna. Sushumna es el más importante, porque Kundalini pasa por este Nadi solamente. El primer paso en el Kundalini Yoga es la purificación de los Nadis. Sólo cuando Sushumna esté puro, Kundalini pasará por él. La purificación de los Nadis se hace mediante la práctica de Pranayama.

El yogui abre la boca de Sushumna Nadi con Pranayama, Bandhas y Mudras, despierta a la Kundalini dormida y la lleva hasta Sahasrara a través de los seis Chakras más bajos. Kundalini duerme en el Muladhara en 3½ vueltas. Las tres vueltas representan las tres Gunas y la media vuelta representa los Vikritis.

Kundalini es despertada con Pranayama, Asanas y Mudras por los Hatha Yoguis, mediante la concentración por los Raja Yoguis, a través de la devoción y la perfecta auto-entrega por los Bhaktas o devotos; mediante la voluntad analítica, por los Jnanis; por el Japa del mantra y por la gracia del Guru.

Si uno es puro y libre de todo deseo, Kundalini despertará por sí misma y se beneficiará. Si uno despierta Kundalini por métodos violentos, forzadamente, cuando su corazón es impuro, cuando los deseos están al acecho en su mente, pasará por tentaciones de varias clases, cuando se mueva de un plano a otro, tendrá una caída. No tendrá ninguna fuerza de voluntad para oponerse a esas tentaciones.

El aspirante que tiene fe firme en los Yoga Shastras, que es valiente, piadoso, humilde, generoso, misericordioso, puro y desapegado, puede despertar fácilmente Kundalini y lograr éxito en Samadhi. Debe también estar equipado de conducta recta y dominio de sí mismo; debe ocuparse constantemente del servicio de su Guru y estar libre de lujuria, cólera, Moha, avaricia y vanidad.

Cuando Kundalini es llevada al Sahasrara, cuando se une con el Señor Shiva, sobreviene el Samadhi perfecto (estado dichoso de Súper-Conciencia). El yogui bebe el néctar de la inmortalidad.

¡Que la Madre Kundalini los guíe a todos en sus prácticas yóguicas! ¡Que Sus bendiciones estén con todos ustedes!

RAJA YOGA

El Raja Yoga es una ciencia exacta. Tiene como objetivo controlar todas las ondas de pensamiento o las modificaciones mentales. Se ocupa de la mente, su purificación y control. Por lo tanto se llama Raja Yoga, es decir, rey de todos los Yogas. También se lo conoce como Ashtanga Yoga, es decir, Yoga de las ocho partes.

Los ocho miembros del Ashtanga Yoga son: Yama (dominio de sí mismo), Niyama (observancias religiosas), Asana (postura), Pranayama (restricción de la respiración), Pratyahara (abstracción de los sentidos), Dharana (concentración), Dhyana (meditación) y Samadhi (estado de súper-conciencia). Yama es práctica de Ahimsa (no violencia), Satya (verdad), Asteya (no robar), Brahmacharya (celibato) y Aparigraha (no codiciar en pensamiento, palabra y acto). Éste es el fundamento del Yoga. Niyama es observancia de los cinco cánones, Shaucha (pureza interna y externa), Santosha (contentamiento), Tapas (austeridad). Svadhyaya (estudio de libros religiosos y repetición de mantras) e Ishvara-Pranidhana (la adoración de Dios y auto-entrega). Cultive Maitri (amistad con los iguales), Karuna (misericordia hacia los inferiores), Mudita (afabilidad hacia los superiores), Upeksha (indiferencia hacia la gente malvada). Uno puede erradicar celos y odio y lograr la paz de la mente. Asciende la escalera del Yoga pacientemente a través de sus diversos peldaños y logra la cumbre más alta de la escalera, es decir, Asamprajnata Samadhi, en donde todas las semillas de los Samskaras (impresiones) que generan sucesivos nacimientos son absolutamente fritas.

Si uno realmente aspira a revelar la divinidad escondida en el interior; si realmente desea conseguir liberarse de los lazos de este Samsara, debe conocer la técnica del control del pensamiento que incluye el sistema del Raja Yoga. Debe conocer la vida recta, el pensamiento recto, el recto hablar y el recto obrar. Debe practicar las cinco reglas de Yama o conducta recta o Sadachara. Debe saber retirar la mente de los objetos externos y fijarla en un punto. Debe conocer el método correcto de concentración y meditación. Solamente entonces puede ser realmente feliz. Entonces y solamente entonces, tendrá poder, independencia y soberanía. Entonces y sólo entonces, logrará inmortalidad, libertad y perfección. El conocimiento de los modos y los hábitos de la mente, sus operaciones, sus leyes, los métodos para controlarla y la disciplina mental es muy necesario si uno desea gozar de verdadera felicidad, paz y una naturaleza estable.

Practica Raja Yoga, controla los pensamientos, disciplina la mente, medita regularmente y logra la independencia, la inmortalidad, la libertad y la perfección.

 Sivananda

CONTROL DE LA MENTE

La mente es Atma Shakti. Es solamente a través de la mente que Brahman o el Ser Supremo se manifiesta como el universo diferenciado con los objetos heterogéneos.

La mente no es nada más que una colección de Samskaras o de impresiones. Es tan solo un paquete de hábitos. La naturaleza verdadera de la mente consiste en las Vasanas o los deseos sutiles. La idea del "yo" o del egoísmo es la semilla del árbol de la mente. El brote que se origina de la semilla de este egoísmo es Buddhi o intelecto. De este brote se originan las ramas llamadas Sankalpas.

La mente se compone de materia Sáttvica. Según el Chhandogya Upanishad, la mente se forma de la porción más sutil del alimento.

La mente es de dos clases, Ashuddha o impura y Shuddha o pura. La primera conduce a la esclavitud mientras que la segunda ayuda al aspirante a lograr la liberación.

Manolaya o la absorción temporal de la mente en el objeto de meditación no te ayudará a lograr la liberación. Solamente Manonasha o la aniquilación de la mente te permitirá alcanzar la emancipación final o Moksha. No anheles los objetos. Reduce tus deseos. Cultiva Vairagya o desapego. Vairagya diluye la mente.

No te relaciones mucho. No hables mucho. No camines mucho. No comas mucho. No duermas mucho.

Controla tus emociones. Abandona los deseos y las Vasanas. Controla la irritabilidad y la lujuria. Mata a la mente impura con la mente pura y supera la mente pura con la meditación. Practica Brahmacharya perfecto. No hay medias tintas en la trayectoria espiritual.

Nunca luches con la mente. No utilices ningún esfuerzo violento en la concentración. Cuando la mente salte y vague mucho, no hagas ningún esfuerzo violento para controlarla, sino permítele correr durante algún tiempo y agotar sus esfuerzos. Al principio se aprovechará de la oportunidad y saltará alrededor como mono desatado. Entonces gradualmente se tranquilizará y esperará tus órdenes.

Si los malos pensamientos entran en tu mente, no utilices tu fuerza de voluntad para conducirlos. Perderás energía. Abrumarás tu voluntad. Te fatigarás. Cuanto mayores sean los esfuerzos que hagas, más volverán los malos pensamientos con fuerza redoblada. Volverán más rápidamente también. Los pensamientos llegarán a ser más poderosos. Sé indiferente. Manténte silencioso. Conviértete en un mudo testigo de esos pensamientos. No te identifiques con ellos. Desaparecerán pronto. Sustitúyelos con otros pensamientos. Ruega y canta el nombre del Señor.

Nunca faltes un día a tu meditación. La regularidad es de gran importancia. Cuando la mente esté cansada, no te concentres. Dale un poco de descanso. No ingieras alimento pesado por la noche. Esto interferirá con tu meditación de la mañana.

Japa, Kirtan, Pranayama, Satsanga (compañía de los sabios), la práctica de Sama (serenidad), Dama (dominio de sí mismo), Yama (conducta recta), el alimento Sáttuico o puro, el estudio de las escrituras, la meditación, Vichara o investigación del Atman, todo esto te ayudará a controlar la mente y a lograr dicha e inmortalidad eternas.

NADA YOGA

Siéntate en Padmasana, Siddhasana o Sukhasana. Cierra los oídos con los pulgares. Este es Shanmukhi Mudra o Vaishnavi Mudra. Escucha la música de los sonidos de Anahata. Tendrás una concentración maravillosa.

Practica Japa (Ajapa Japa) de Soham con la respiración o Japa de cualquier mantra. Practica Pranayama por uno o dos meses. Oirás los diez sonidos claramente y gozarás de la música del alma. El sonido que oigas te hará sordo a todos los sonidos externos.

Abandona todos los pensamientos mundanos. Controla tu pasión. Vuélvete indiferente a todos los objetos. Practica Yama (autocontrol), o Sadachara (conducta derecha). Concentra tu atención en el sonido que aniquila la mente.

El sonido responde al propósito de un afilado aguijón para controlar al elefante de la mente que vaga en el placentero jardín de los objetos sensuales. Responde al propósito de una trampa para atar al ciervo de Chitta. Así como la abeja que bebe la miel no se preocupa por el olor, la mente que se absorbe en el sonido no desea objetos sensuales.

El primer sonido es Chini, el segundo es Chinichini. El tercero es el sonido de una campana. El cuarto es como el de una caracola. El quinto es como el de un laúd. El sexto es como el de un címbalo. El séptimo es como el de una flauta. El octavo es como el de un tambor. El noveno es como el de una Mridanga. El décimo es como el del trueno. Escucha el sonido interno a través del oído derecho. Cambia tu concentración del sonido grosero al sutil. La mente pronto será absorbida en el sonido.

Se obtiene el conocimiento de cosas ocultas en el séptimo estado. En el octavo se oye Paravak. En el noveno se desarrolla el ojo divino. En el décimo uno alcanza a Para-Brahman.

El sonido atrapa a la mente. La mente se unifica con el sonido como la leche con el agua. Se absorbe en Brahman o el Absoluto. Uno entonces llegaría a la mansión de la dicha eterna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...