"La ciencia del Yoga no ofrece ninguna nueva religión, ofrece una metodología. A través de ella puedes entenderte mejor en todos tus niveles, incluyendo tu bienestar físico, tus acciones, tu proceso mental, emociones y deseos. Además comprenderás cómo te relacionas con el mundo. Esta ciencia crea un puente entre las condiciones internas y externas de la vida. El yoga es una forma de mejorarte a ti mismo, de entender tus estados internos". - Swami Rama

viernes, 17 de agosto de 2012

METODOLOGÍA DEL YOGA por Swami Asuri Kapila - part 1

GENERALIDADES
 Swami Asuri Kapila
La Finalidad de los estudios que se publican en este trabajo es hacer conocer algo de las sublimes doctrinas de la India. Podemos agrupar estos estudios bajo la denominación común de “Metodología del Yoga”. Se tratará de explicar y exponer en forma sencilla y sintética al alcance de cualquiera, la esencia de la doctrina clásica de la Yoga, hacerla comprensible en nuestro lenguaje y demostrar la posibilidad de su práctica en Occidente.
La ciencia misteriosa de la Yoga fue enseñada y practicada por los antiguos “RISHIS”(i) en aquella milenaria y sagrada ciudad de la India, a orillas del sagrado río Ganges, llamada antiguamente “KAZI o KASHY”(ii) , hoy BENARÉS.
Esta milenaria ciencia ha sabido sobrevivir a despecho de todas las vicisitudes que atravesó la India, que parecería contagiada por la ola del materialismo del viejo mundo. En tiempos pasados, aquellos excelsos y venerables Maestros de Sabiduría tenían en aquella viejísima y sagrada ciudad sus “ASHRAMS”(iii) en donde, reunidos con algunos discípulos escogidos, se entregaban a los altos estudios de la Verdad. Desde allí comunicaban a los elegidos la sagrada y sublime doctrina de la Yoga, que daba a quien la recibía y practicaba concienzudamente, el conocimiento de la Vida y del Universo. Aunque hoy los Maestros de Sabiduría de aquellas ciencias, enseñadas por “KAPILA”(iv) y “PATANJALI”(v) en el año 700 antes de nuestra era, (el primero autor de la filosofía SANKHYA(vi) y el segundo, uno de los célebres fundadores de la filosofía Yoga, contemporáneo de PANINI(vii), célebre gramático y autoridad principal en cuestiones de gramática sánscrita), se han retirado
silenciosamente más allá de los Himalayas, en lugares más seguros y verdaderamente inaccesibles al profano, delante de la ola de gran materialismo y barbarie que parece invadido al mundo, haciendo así más difícil que nunca el poder descubrir sus moradas y sentir el perfume de sus presencias. Pero, con
todo esto, no significa que la tradición haya dejado de transmitirse. Quedan siempre algunos “CHELAS” (discípulos) que mantiene todavía avivado el fuego de aquella misteriosa ciencia tan antigua como el mundo, repartiendo aquí y allá algunas migajas del Saber que ellos mismos tuvieron el alto honor y privilegio de recibir de los venerables labios del Maestro.
Con estos cursos se trata de demostrar, que aunque el individuo esté sumergido de pleno en la vida material, llena de responsabilidades, sujeto a múltiples desengaños, y el hombre “moderno” occidental se encuentre en su vida diaria delante de terribles dilemas para asegurarse el pan de cada día y
mantener a su familia – lo que se realiza a costas de grandes sacrificios que lo obligan a hacer terribles esfuerzos mentales y físicos que terminan casi siempre por embrutecerlo -, deber recordar que él también lleva adentro parte de aquella chispa divina que es una partícula de la mente universal, que es
también un hijo del Padre Celestial, una parte de la Unidad, y que, a despecho de todos aquellos problemas, puede encontrar él también el camino que conduce hacia una vida más espiritual y conocer ciertas verdades que le harán percibir aquella luz del espíritu. Y así, aplicando a la vida diaria aquellos conocimientos, él también podrá ser, en cierto modo, un yogui, quiero decir, hacer todo lo que comúnmente se hace en las 24 horas del día con un poco más de corazón, más amor y comprensión. Y desarrollando progresivamente la tolerancia y la fraternidad, es decir, aplicando cada vez más ampliamente la “DOCTRINA DEL CORAZÓN” tanto en la calle como en la oficina, podrán hacer de todos sus actos un verdadero culto espiritual teniendo como templo al cuerpo físico y la mente como ceremonial.

¿QUÉ SIGNIFICA LA PALABRA “YOGA”?
“YOGA”(viii) es una palabra sánscrita que significa literalmente, traducida a nuestro lenguaje: unir, juntar, soldar, y está tomada de la raíz “YUJ”(ix), unión. Lo mismo que cuando se sueldan dos pedazos de metal se transforman en uno sólo, así la Yoga, aplicada al hombre que es una parte de la esencia divina, lo hace posible unirse con el espíritu universal y percibir así su esencia espiritual.
Naturalmente, esta condición se obtiene con la práctica de ciertos ejercicios físicos y mentales que forman todo un cuerpo de doctrina, dividida y subdividida en diferentes etapas y grados que se estudiarán aquí, en estos cursos y que se denominarán: Yogas.
Muchos “GURÚES”(x) han interpretado de diferentes modos el significado de la palabra Yoga; pero todos están de acuerdo en su verdadero significado: “Yoga es la unión del alma humana con el Alma Universal”. Las demás definiciones sólo expresan con distintas palabras la misma idea: “El Yoga es la concentración de sí mismo con miras de poder percibir y ver cómo es el alma cuando esta última está abstraída de la materia y la mente”. Otro Maestro define la Yoga como “la supresión de los pensamientos”. Pero quiero hacer aquí una aclaración: que “pensamiento” no debe ser entendido en el vulgar sentido de reflexión, sino que debe ser tomado como la manera de significar la conciencia que incluye la sensibilidad, la imaginación y los sueños, en fin, todo el maremagno de pensamientos que continuamente invaden nuestra mente y la hacen incapaz de meditar fijamente sobre un objeto. Como se podrá ver, la palabra YOGA tiene diferentes aplicaciones y definiciones según en los planos en que se le aplica. Yoga, en el plano mental, es la ciencia que hace posible aumentar la capacidad de la mente humana para responder a más altas vibraciones, captarlas y así asimilar el infinito movimiento consciente que existe y se desarrolla alrededor de nuestro universo. Se convierte así la mete por la yoga en una verdadera estación transmisora y receptora, en una lúcida antena, capacitada para recibir, y también para transmitir mensajes a cualquier distancia. Por eso, se define además la yoga como “el arte de proyectar los pensamientos”, ya que transformada en poderoso foco de radioactividad, se vuelve apta para vivificarlos y auxiliar con ellos a presentes y ausentes, cuando estos últimos cuando se encuentren en dificultades y peligros, tanto en la esfera terrestre como en los planos invisibles que nos rodean.
Ahora bien, la yoga, aplicada al plano metafísico, hace posible al hombre realizar los llamados milagros, que todos los santos de las Historias Sagradas llevaron a cabo, como Buda, Jesús, etc.…., y que son realmente el conocimiento y la práctica de la más grande de las ciencias: la Yoga. El venerable Maestro Buda fue un perfecto YOGUÍN, como también lo fue Jesús.
Otra definición de la Yoga es la siguiente: medio contundente de liberación espiritual que lleva a la obtención de poderes psíquicos, llamados en sánscrito “SIDDHIS”(xi) por el desarrollo de las facultades psicoespirituales latentes. Los estados de éxtasis provocados por aquel alto estado de vibración conducen a la clara y correcta percepción de las verdades eternas, tanto del Universo visible como del invisible, o sea, a la unión del Yo divino y superior, mediante la práctica de la meditación yoguística. Entonces, gracias a esta mística unión, el hombre logra un completo dominio sobre el cuerpo y la mente, se libra de todas las trabas del mundo material y desarrolla ciertas facultades maravillosas, latentes en toda la especie humana, y que son naturalmente causa de extraños y misteriosos fenómenos que parecen sobrenaturales o milagrosos a todos aquellos que desconocen su causa productora.
PATANJALI define la Yoga con esta breve sentencia: “Yoga es impedir que la materia mental “CHITTA”(xii) tome diversas formas (VRITTIS xiii)”. Este aforismo del Maestro es tan breve pero tan verdadero en su esencia porque es el primer paso de la Yoga, sin el cual no podría adelantar el discípulo. Significa que hay que empezar por aquellas oleadas de pensamientos incongruentes que casi siempre nos afectan y que toman diversas formas, impidiendo así al hombre el poder controlarla y encauzarla hacia una meditación serena y perfecta.

GLOSARIO SANSCRITO
I RISHIS: Maestros espirituales, preceptores de la Yoga
ii KAZI o KASHI: El nombre de la antigua Benarés.
iii ASHRAMS: Lugares sagrados donde moran los Maestros y sus discípulos.
iv KAPILA: El fundador de un sistema de Yoga.
v PATANJALI: Otro Maestro de Yoga, fundador de otra escuela yoguística.
vi SANKHYA: Sistema filosófico perteneciente al razonamiento.
vii PANINI: Célebre gramático indio.
viii YOGA: Unir, juntar, soldar.
ix YUJ: Unir, unión.
x GURÚES: Maestros de Sabiduría.
xi SIDDHIS: Facultades psíquicas, poderes espirituales.
xii CHITTA: Materia mental.
xiii VRITTIS: Formas de pensamiento que invaden continuamente nuestra mente.

En este Curso se publicará cada vez el GLOSARIO de los términos sánscritos citados en el texto del número. Nuestros lectores tendrán, así, además de UN CURSO DE YOGA, un verdadero curso de TÉRMINOS SAGRADOS de la enseñanza oriental que mucho les puede servir en sus búsquedas tradicionales.

EL TODO es mente, el Universo en “mental”.
La ciencia que estudia la doctrina de la “Yoga”, se llama ciencia yoguística; el hombre que obtiene resultados visibles y palpables y que alcanza a asimilar en su corazón y mente tal ciencia, se llama “yogui”. Las escuelas herméticas que enseñan en la India las ciencias yoguísticas, se llaman escuelas Yogacharyas, que traducido del sánscrito significa escuelas místicas, dirigidas por un Acharya (i). Allí se enseñan y practican los Yogasanas (ii) que se dividen en ocho etapas:
1º ASANA (iii)
2º YAMA (iv)
3º NIYAMA (v)
4º PRANAYAMA (vi)
5º DHARANA (vii)
6º PRATYAHARA (viii)
7º DHYANA (ix)
8º SAMADHI (x).

Existen yoguis de 4 grados, que son:

1º. PRATHAMKALPIKA (xi) 
2º: MADHUPRATIKAxii aquel que ha alcanzado el estado de
RITAMHARAPRAJNA (xiii) o el poder llamado Madhupratika, es decir, la conquista
de los Siddhis. 
3º: BHUTENDRIYAJAY (xiv) aquel que ha obtenido poder y dominio sobre los
sentidos y todos los elementos de la naturaleza, etc.
4º: ATIKRANTABHAVANIYA (xv), el que ha alcanzado el KAIVALYA (xvi) o sea, la unidad, el aislamiento, la liberación, la emancipación y la bienaventuranza final, que es el resultado total de la ciencia yoguística.

Existen diferentes escuelas herméticas Yogacharyas, como también diferentes Gurúes que enseñan diferentes Yogas. Estas últimas están divididas en distintas etapas, empezando desde el sendero de realización puramente material hasta llegar al sendero místico, filosófico, contemplativo y el llamado de liberación. Naturalmente, cada uno de estos senderos requiere una vida para practicarlo, conocer su filosofía y adquirir la práctica. La Yoga se subdivide en una multitud de yogas. Nombraré las más conocidas y también algunas de las no conocidas.
La primera etapa es la llamada Asana-Yogaxvii que trata de las actitudes y posturas corporales prescriptas para la meditación, siendo la palabra Asana, en sánscrito, la equivalente a “postura” en nuestro lenguaje.

La segunda etapa es la Hatha-Yoga (xviii) que trata de la forma interior de la Yoga.
El que practica esta yoga utiliza los medios físicos para su propio desarrollo espiritual. Es la opuesta a la RAJA-YOGA (xix), La finalidad que se propone la Hatha Yoga es la misma que la Raja Yoga, pero los métodos difieren entre sí, debido a la diferencia que existe entre una y otra de esas dos yogas, y que es la siguiente: el partidario de la primera cree que la Mente (Chiita) obedece al PRANA (xx), mientras que el partidario de la segunda (Raja-Yogui) cree que el Prana obedece al Vritti, siendo la última opinión la exacta. Los que se dedican a la Hatha Yoga se llaman Hatha-Yoguis, dedicándose algunos de ellos, exclusivamente, a practicar sin ninguna mira espiritual, teniendo por único objetivo el embellecimiento y la perfección del cuerpo, con la adquisición de algunos poderes físicos de orden inferior.

La tercera etapa es conocida con el nombre de Bhakti-Yoga. Bhakti corresponde a devoción; es el sendero del Amor y de la Devoción. Esta es una etapa puramente mística de la Yoga. El que la practica es conocido con el nombre de Bhakti-Yogui.

La cuarta etapa corresponde a la Jnana-Yoga. Jnana corresponde a “conocimiento”; es el sendero de la Sabiduría. Esta Yoga busca obtener el completo dominio de los sentidos de la mente, haciendo que esta última llegue a concentrarse en la contemplación del Espíritu Divino para recibir de Él la Iluminación. El que practica esta Yoga se llama un Jnani-Yogui.

La quinta etapa es conocida con el nombre de Raja-Yoga, que corresponde al sistema del desarrollo de los poderes psíquicos y espirituales, y tiene como fin la unión del propio Yo superior con el Yo Universal. Es la etapa que se dedica a la regulación y concentración del pensamiento; es un sistema de educación oculto que llega a dar el dominio tanto de lo interno como de lo externo. El que lo practica se llama Raja-Yogui.

La sexta etapa es llamada Mantra-Yoga, que es una clase de Yoga que consiste en recitar y conocer ciertas fórmulas habladas con atenta meditación sobre su significado. Mantra significa “encantamiento”, fórmula mística, hechizo, sentencia, palabra medida. El que lo practica es un Mantra-Yogui.

La séptima etapa es conocida como Kundalini-Yoga. Kundalini significa “serpentino”, “enroscado”, y es el poder de la vida, una de las fuerzas de la Naturaleza, el poder que engendra una luz misteriosa y poderosa que predispone al desarrollo espiritual y clarividente. El poder serpentino o en espiral es un poder divino que está latente en todos los hombres; baste decir que la electricidad y el magnetismo no son más que manifestaciones del mismo. Una vez desarrollado, este poder puede crear y también matar. El que practica esta yoga es conocido como Kundalini-Yogui.

La octava etapa es conocida como Laya-Yoga, que es una especie de Yoga que consiste en contemplar, con especial atención, algún objeto exterior, o más bien, el sonido interno que se percibe cerrando los ojos. Es también la práctica en que la mente puede pasar de un estado de consciencia a otro llamado “inconsciente”.

La novena etapa es conocida bajo el nombre de Tattva-Yoga (diferentes principios de la Naturaleza en su significado oculto), en la cual el yogui se identifica con estos principios y los maneja a su voluntad, pudiendo hacer verdaderos prodigios, como la levitación, la combustión espontánea y todos los demás fenómenos conocidos dentro del ocultismo.

Ya que hemos hablado, muy superficialmente, sobre todas las Yogas para dar una idea general de las mismas, empezaremos primeramente con el curso que se llamará “Curso progresivo de Asana Yoga”.
La finalidad de la vida es la realización del Yo interno. Todos los sistemas de
filosofía de la India tiene una sola finalidad: la liberación del alma por la perfección. Cada hombre busca la felicidad, huye del dolor; pero nadie enseña a otro como debe hacerlo. De cada uno de nosotros depende el encontrar la felicidad, porque la verdadera naturaleza del hombre busca afanosamente su conquista, mas la satisfacción de los deseos no puede llevar la verdadera paz a la mente, aunque los nervios y los sentidos sean gratificados por un instante.
Así como la grasa vertida sobre el fuego estimula más a éste, pero por un instante solamente, así también la felicidad intensifica el deseo y vuelve la mente todavía más inquieta y acerba. Nadie puede esperar verdadera y continua felicidad de objetos que están condicionados en el tiempo; todos son perecederos. La felicidad que se obtiene por los objetos sensuales es engañosa y transitoria. Para un filósofo, no es la felicidad; es como tratarse la piel cuando se siente un prurito, sin indagar la verdadera causa de ese prurito.
La felicidad sensual es seguida siempre en tal forma por severas penas, miedo, pecados, celos, dolor, tristeza, inquietud y toda clase de miserias y calamidades, que bien merece el nombre de ilusión. En los intervalos de las materialísticas actividades mundanas, viene a veces un momento de tranquilidad y paz en el cual se asoma a nuestra mente esta pregunta: “¿Quién soy yo?”. “¿Por qué estoy aquí?”. “¿Qué es la vida y el universo?”. El buscador serio empieza a meditar y a inquirir para obtener una contestación sobre tan profundos problemas; empieza a buscar la compañía de personas sabias, estudia los libros, medita, reflexiona, purifica su mente y a veces obtiene, solo, el más alto conocimiento de su Yo interno. En cambio, el hombre cuya mente está constantemente saturada de mundanas pasiones, fracasa en todo, y es irresistiblemente arrastrado hacia aquellas tumultuosas corrientes de la muerte y de los renacimientos.

El sendero es duro, peligroso, lleno de espinas, pero posible de realizar.
Aquellos que lo llegan a realizar obtienen la gracia divina del Yo supremo.
Tendréis todo el mundo espiritual detrás de vosotros, que os protegerá y guiará constantemente a él. Ese sendero llevará directamente hacia las regiones de la infinita felicidad, suprema paz y vida eterna, donde no entran, el miedo y la tristeza, donde desaparecen todas distinciones de castas, colores y creencias… porque os encontraréis en la propia Verdad, donde el Amor divino vibra constantemente y donde el hombre encontrará la satisfacción de sus deseos elevados y de más alta justicia. Los cuatro grandes y principales senderos llamados: Karma, Bhakti, Raja y Jnana- Yoga no son antagónicos, sino complementarios. Y los diferentes métodos de relajación, no pueden estar sino en armonía con ellos, porque la finalidad de la religión es también educar y desarrollar en el hombre su corazón, su intelecto, su cabeza y sus manos. Así solamente éste obtendrá la perfección. El desarrollo de un lado solo no sirve de nada. La Karma-Yoga remueve el mal, purifica la mente y desarrolla la acción.
La Bhakti-Yoga destruye el odio y desarrolla el corazón. La Raja-Yoga armoniza la mente y le vuelve capaz de concentrarse en un solo punto. La Jnana-Yoga remueve la maldad y la ignorancia, desarrolla la fuerza mental y lleva al conocimiento de uno mismo. La Asana-Yoga conduce a la salud y a la longevidad; cuando es bien practicada, y metódicamente, su práctica regulariza la acción del corazón, los pulmones y el cerebro. Promueve también la perfecta circulación sanguínea y la buena digestión de los alimentos; el hígado, los riñones y los demás órganos internos trabajarán eficientemente; remueve, en una palabra, todas las enfermedades.
Este curso progresivo de Asana-Yoga tratará de noventa posturas del cuerpo con el importante sistema de Bandhas (o sea lazos y ataduras especiales del cuerpo físico); de Mudras (actitudes y contorsiones especiales), de Pranayamas (respiraciones especiales) lo que, todo en conjunto, forma y va de la mano con la Asana-Yoga.

GLOSARIO SÁNSCRITO
i- ACHARYA: Maestro de Yoga, preceptor espiritual.
ii - YOGANSAS: partes de la Yoga, subdivisiones, en número de ocho.
iii - ASANAS: Actitud corporal, postura.
iv - YAMA: Continencia, abstención, penitencia.
v - NIYAMA: Observancia de las prácticas espirituales.
vi - PRANAYAMA: Dominio del aliento, concentración cobre la respiración.
vii - DHARANA: Atención sostenida o concentración.
viii - PRATYAHARA: Abstracción o retraimiento, vacío mental.
ix - DHYANA: Meditación.
x - SAMADHI: Contemplación extática.
xi - PRATHAMKALPIKA: El estudiante de Yoga que se halla en el estado preliminar.
xii - MADHUPRATIKA: Aquel que alcanzó el estado de los Siddhis (Poderes).
xiii - RITAMHARAPRAJNA: Conocimiento intuitivo.
xiv - BHUTENDRIYAJAY: El que ha obtenido poder y dominio sobre los sentidos y elementos de
la Naturaleza.
xv - ATIKRANTABHAVANIYA: Aquél que ha alcanzado la Unidad, la Liberación, la
Emancipación y la Bienaventuranza final, última etapa de la Yoga.
xvi - KAIVALYA: Aislamiento, unidad.
xvii - ASANA-YOGA: Yoga de las posturas corporales, gimnástica especial.
xviii - HATHA-YOGA: Yoga del bienestar físico, forma inferior de la Yoga.
xix - RAJA-YOGA: Yoga Real, yoga superior.
xx - PRANA: Aliento vital.

Fuente: revista "La Iniciación".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...